miércoles, abril 06, 2016

Eva tiene nueva Jefa

Martes, 15hrs, edificio administrativo.

De pronto, la puerta se abrió con violencia y de pie en el quicio estaba la Maestra Quiñones, una mujer de 55 años aproximadamente, ella es una mujer diminuta de estatura de apenas 1.40 de estatura, morena,  pero inmensamente gruesa, desde la cabeza grande y sin cuello, ojos  saltones, hasta sus piernas gruesas y pies gordos como pequeñas columnas y  con su boca eternamente torcida en un gesto de desagrado o displicencia, sus  enormes senos y sus amplísimas caderas, se funden con su ancho y enorme  vientre, haciendo imposible saber dónde terminaba uno y empezaba el otro,  ella es el terror de la Universidad, está encargada de los trámites de  exámenes extraordinarios, re-validaciones y documentación ante la UNAM,  ella es la jefa de servicios escolares.

Todo mundo sabe que si llegabas a caerle mal, extrañamente toda tu documentación y tramite de cualquier tipo se demoraban, se extraviaban o les sucedía cualquier otro tipo de dificultad técnica.

el efecto real, era que por donde fuera que ella pasaba, se generaba  un temeroso y reverente silencio el cual se expandía como ondas en un estanque.

De repente, todo mundo pareció estar ocupado en sus escritorios y nadie hablaba con nadie.

los taconazos de la diminuta y corpulenta mujer resonaban por el pasillo,  nadie levantó la vista temerosos de mirarla, ella movió su pesada mole  hasta pararse junto a mí y decirme con voz mandona:

-"De pie". Yo obedecí de inmediato, parecía estar enojada..

-"Sigueme..", y se marchó cruzando el piso, luego subió las escaleras hacia la dirección académica y siguió caminando hasta la oficina del  rector.

Yo temblaba de miedo y aprensión, pensaba afanosamente que podría haber hecho para desatar su furia contra mí, la amplia sala de espera, la sala  de juntas, el escritorio de su secretaria, todo estaba vacío.

-"Dddonde está el Rector?", pregunté un poco temerosa y tratando de ganar algo tiempo.

-"Todo mundo sabe, que él no viene a trabajar los viernes.", me contestó con una voz que denotaba su fastidio por mi pregunta.

-"Además, no te he dado permiso de hablar, o si?", me dijo con una  torcida semi sonrisa.., mientras hablaba, yo sentí un escalofrío  que me recorría la espalda, haciéndome sentir mareada, con las piernas  débiles y la mirada borrosa.., mi mente pensó: sabe algo??, alguien le  ha hablado sobre mi?!!

Ella me guio hasta dejarme de pie ante el elegante sofá de 3 plazas y el  enorme escritorio de madera, mientras ella, caminó de vuelta hasta la puerta y la cerró con llave.

Regresó hasta donde seguía yo parada mirando hacia la ciudad desde el gran ventanal a espaldas del sillón del rector.

Con una gesto de tranquila petulancia, se me acercó, me abrazó y me  besó en el cuello, dada su estatura.., su boca sorbió de mi piel y  hasta me mordió.., dejándome una marca como si me hubiese mordido un vampiro..

-"pPor favor. MISS., no, nnNo.., déjeme tranquila pporfaavoor!!", le pedí.

Ella me ignoró, mientras hacía esto, sus manos regordetas se tomaron mayores  libertades, desató el nudo que sostenía mi vestido atada a mi nuca y lo dejó  resbalar hasta que cayó al piso, hecho un anillo de tela a mis pies,  descubriendo  mi cuerpo desnudo, una leve sonrisa se dibujó en su petulante boca

-"..sin ropa interior..", murmuro ella suavemente, como para si misma.

la maestra Quiñones me rodeó y al hacerlo oprimió y pellizco mis caderas desnudas..,  luego, sus manos diminutas y sus cortos y gruesos dedos exploraron mi cuerpo,  recorriendo la parte interna de mis muslos y riéndose por lo bajo al verme estremecer.., ella continuó verificando la textura de mi cuerpo, explorando la  firmeza de los músculos bajo mi piel, siguió girando, subió una mano por mi  espalda, hasta llegar a mi hombro, para luego guiarme y hacerme girar hasta  tenerme frente a ella, sus manos encontraron mis pezones desnudos y totalmente  erectos, su dedo medio se deslizo por mi pubis, hasta recorrer mi sexo por fuera.

-"..Totalmente mojada..", murmuro nuevamente para si misma.

Pellizcó uno de mis pezones con una mano y la otra bajó por el frente, pasando  entre mis senos y recorriendo mi vientre tembloroso hasta que encontró mi sexo  depilado, editado y accesible.., insertó sin ceremonia alguna su dedo medio y se  rio cuando escuchó mi quejido mezclado entre sorpresa y placer.

-"ddetengase porfaavoor", le volví a pedir.

La Señora Quiñones iba demasiado rápido para mi, la gente que me buscaba, normalmente hablaban, me tocaban.., exploraban mis reacciones y en base a ellas avanzaban.., pero ella actuaba con una total seguridad, desoyendo e ignorando mis palabras, demoliendo todas mis barreras.., y poniéndome totalmente excitada y a su merced.

-"Misss porfavoor!", le supliqué nuevamente, mientras sus dedos se  enterraban profundamente en mi sexo depilado, no había manera alguna de ocultar mi excitación, ella notaba me sexo totalmente lubricado.

-"Que mascota tan mojadita", me dijo con una gran sonrisa, dirigiéndose a mí, mientras su otra mano tomaba mi nuca y obligándome a inclinarme hacia ella, para luego besarme directamente en la boca.

Su lengua ansiosa y demandante exploró mi boca, todo ello mientras  bombeaba 3 dedos en mi sexo y su otra mano me mantenía prisionera de la  nuca.., así de pie, frente a ella, estalle en un gran orgasmo y ella  sorprendida dejo de besarme para ver su mano totalmente mojada..

-"Quítate las sandalias asquerosa", me ordenó y yo obedecí como autómata

jalándome con violencia del cabello me obligó a acostarme totalmente desnuda  sobre el enorme y elegante escritorio de madera.., ella me rodeó y se sentó  en el enorme sillón ejecutivo y dada su corta estatura, hubo que accionar el  fuelle de aire para subir el asiento y tenerme a su alcance..

Durante los siguientes 15 o 20 minutos me obligó a estallar muchas veces..,  riéndose con gusto en cada oportunidad.., pellizcando aquí, retorciendo por  allá.., insertando sus dedos en mi ano, para luego ofrecérmelos para que yo se los lama y limpie con mi boca..

Estallé 8, 9, 10 veces y ella parecía estar encantada..

La Maestra Quiñones, me había derrotado en menos de un minuto. Yo estaba  totalmente avergonzada de mi misma. Sus dedos buscaron mis encantos, pero  se detuvo en seco llegué a mi clítoris debido a mi posición con los  muslos fuertemente apretados. Pero la Maestra me tocó tranquilamente, tan  segura de sí misma que me vi obligada a rendirme.. y aún más que mi dignidad  yo deseaba volver a sentir sus manos en mí.., por lo que fui abriendo mis  muslos nuevamente para ella.

La Maestra se rio entre dientes, haciéndome enrojecer de la vergüenza.

-"Todas las mascotas son todos iguales. 1ero dicen que no, pero al final,  siempre se reduce a lo mismo. Todavía quieres que me detenga, mascota? "

Me negué a contestarle, pero ella trazó círculos hipnóticos alrededor de mi clítoris con sos dedos, se deslizó hacia abajó y circundó mi apertura  antes de repetir el proceso, haciéndome hervir de frustración.

-"¿Quieres que me detenga mascota?", se burló.

-"nnnggffhhh  nNo...", logré contestar entre balbuceos.

-"¿Quieres ser mi mascota?", preguntó mientras su dedo sondeaba mi apertura.

Oh Dios, cómo la quería sentir en mi interior. Levanté mu pubis, tratando de empalarme a mí misma en sus dedos.

-"¿Eaa!!, contéstame, quieres ser mi pequeña mascota ¿niña?"

-"Sí", admití. Mi sexo estaba ardiendo de deseo. Me derreti por su tacto y las cosas que ella me decia. Sus palabras eran tan crudas y dominantes,  sedujeron mi deseo, convirtiéndome en un ser que se retorcía gimiendo.

-"¿Estás segura?" preguntó ella, acariciándome, burlándose de mí.

-"Si aceptas, no habrá vuelta atrás, lo comprendes niña?, solamente serás mi mascota. Todavía quieres ser mía?"

-"ss.. .Sí," Dije en un gemido ahogado, más en respuesta a sus dedos que a su pregunta.

-"Ruégame niña!" dijo. "Pide ser mi dulce mascota".

Me rendí por completo al embrujo de sus cortos y gordos dedos y por su  poder. Ahí yacía yo, rendida, sin tregua. Ella quería mi cuerpo, mi obediencia, mi sumisión.

-"AARRGHH..Por favor - oh Dios mío.", murmuré.., "deseo ser 100% suya".

Fui recompensada por una penetración rápida, empujó 3 dedos de su regordeta  y diminuta mano, fue como una puñalada dentro de mí, y comenzó a follarme,  con movimientos bruscos y violentos.

Alentadola le rogué: "ppPor favor - uf - ooohh, arrgh- umngf", me estremecí en una serie de nuevos y avasalladores orgasmos..

-"que rico estallas mi dulce mascota", dijo con cierta ternura.

Añadió su dedo pulgar y yo estaba en el cielo...

-"Tienes un coño poco apretadito niña", me dijo.

-"Te quiero tener así por un largo rato, entiendes? Te quiero volver a ver estallar para mi niña".

Y justamente eso fue lo que lo hice. Le dije que sería una buena y pequeña  mascota, que haría todo lo que me dijera. Le dije que haría cualquier cosa  por ser su niña mascota. Le Rogué, ajena a todo excepto la sensación que sus dedos me daban, Ella continuaba tomándose libertades con mi sexo.

Sollocé y me estremecí durante largos y eternos minutos, estallé no sé cuántas  veces, como nunca antes.., y ella seguía y seguía.., se reía y me gustaba  escucharla reírse.., era difícil de creer que esa Señora tan intimidante se riera y me tuviera a su merced..

poco a pocó me fui agotando, el escritorio se fue mojado en mis jugos, hasta  que sentí un fuerte dolor en mi sexo y ella se dio cuenta que me estaba estirando  de más al insertar su mano completa

De repente, yo le estaba pidiendo que se detuviera. Abrí mis ojos y me sorprendí  al ver que ella me video grababa con su celular, mientras me pisoneaba con la otra

luego, jalándome del cabello nuevamente, me obligo a bajar del escritorio y  así jalándome del cabello me obligó a arrodillarme frente a ella, se sentó  de nuevo en el hermoso sillón de piel del rector y se arremangó la falda, yo  ya sabía que quería.., aparte la tela negra de sus bragas y la empecé a besar, la estuve chupando durante algo así como 20 minutos hasta que estalló en un  diminuto orgasmo para el cual, ella oprimió mi cara contra su lonja con sus manitas, haciéndome casi morir asfixiada.

luego de resoplar su placer me ordenó lamerla y limpiar sus jugos.

Se bajó el vestido y con gran calma volvió a tomar mi cabello y volvió a  acostarme boca arriba en el gran escritorio, luego ató mis pies usando el  grueso cable de la pantalla plana del Rector, luego enrolló el cable del  teclado a mi cuello y cuando me vio totalmente quieta tomó el teléfono,  que parecía una centralita telefónica o conmutador y marcó una extensión  de 4 dígitos.

 -"Habla Quiñones, me comunica con la Señora Gabriela?", dijo al telefono

la Señora Gabriela era la altísima mujer gorda de la limpieza, quien junto con  una chica más joven me habían descubierto hace unos 15 días masturbándome en un salón vacío del 3er piso, entonces comprendí que ellas deben haber hablado con ella..

Unos segundos después dijo al teléfono:

-"Gabriela? te traes a Mary y limpias muy bien la oficina del rector por favor".

Algo le contestó la Señora Gabriela pues ella contestó

-"Si, ya sé que estaba limpio desde el jueves, pero se volvió a ensuciar, aquí les  dejo un regalito en el escritorio.., se pueden quedar toda la tarde aquí arriba,  nadie las va a molestar.."

Yo me estremecí de recordar la violencia de aquellas dos mujeres rudas

-"Te portas bien perrita", me dijo con una sonrisa y se encaminó hacia la puerta.

 -"Eeespere, deténgase.., nno se vaya porfaavor!", Le supliqué. Trate de moverme  pero estaba bien atada, pero no sólo estaba atrapada por los cables, estaba atrapada  bajo su voluntad..

-"Tranquila mascota", me dijo la Maestra Quiñones, "Te vas a lastimar tu sola".

Obedecí al ver que ella regresaba a mi lado... ella tomó mi enhiesto pezón derecho y lo  retorció con fuerza..., "ppero porque me hace eesto?!!", Me quejé y sollocé un poco. 

-"Solamente relájate mascota, yo sé que tú puedes aguantar mucho más.., pero lo que yo deseo decirte es que a partir de mañana serás re-asignada para trabajar 3 días a la semana en la  biblioteca, estarás en el sótano, así tendremos libre acceso a tu tiempo y tu cuerpo, lo entiendes mascota?".

-"Sssi Misss", contesté mientras mi sexo volvía a excitarse al pensar en lo que me esperaba.

-"Pórtate bien con la señora Gaby y Mary, ellas son amigas mías.."

 y diciendo esto se salió y me dejó sola

lunes, noviembre 16, 2015





Esclava Eva, prestada
                       
El 5to orgasmo fue aún más poderoso que el anterior.., se me nubló la vista y mi cuerpo se sacudió presa de los más deliciosos estertores.., a través de mi viaje orgásmico creo haber escuchado a alguien gritar.., creo que fui yo misma..

La rubia y hermosa mujer madura, de bellos y enormes ojos azules me sonrió encantada de ver mi cuerpo vibrar de aquella manera tan intensa durante eternos segundos..., 

Entonces ella, de manera tranquila y relajada, apoya su codo derecho directamente sobre mi vientre plano y firme, los finos y enjoyados dedos de su mano derecha trazan con sus largas uñas, delicados círculos al rededor de mi pezón izquierdo, obligándolo a erectarse aún más, levantando contra toda mi voluntad, diminutas y delicadas esferitas de excitación que adornaban toda la orilla de la aureola de mi pezón.

Su risa gutural y grave denota que es una mujer que ha fumado en abundancia, toda su vida, sentía su aliento fétido como a colilla de cigarro viejo, llegar hasta mi nariz, pero sus hermosos ojos azules miraron directamente hacia mis ojos desorbitados, en ellos se traslucía un claro gesto de orgullo, la ceja derecha de su cara se levantó asombrada al ver aquella reacción en mi pezón izquierdo, por lo que ahora su mano izquierda, comenzó a aplicar el mismo tratamiento a mi pezón derecho.

Luego de ver mi pezón derecho generar los mismos diminutos puntitos en toda la aureola, ella procede a pellizcar con furia ambos enhiestos pezones, obligándome a abrir la boca de asombro ante la violenta caricia.

La presión de sus manos oprimiendo mis delicados e hipersensibles pezones fue aumentando cruelmente de intensidad y justo cuando empezó a escuchar el agónico quejido que escapaba de mi boca, ella se agachó y posó sus labios en mi boca, su imperiosa lengua se abrió pasó entre  mis labios y aquella dama de alta cuna exploró mi boca con furia, con hambre y renovado deseo.

Yo respondí dejándola morder mis labios, dejándola explorar mi boca con su lengua, cerrando mis ojos y dejándome llevar por una nueva oleada de excitación..., ella me besaba con furiosa pasión y yo le devolvía cada nuevo avance con una nueva entrega, dejándome avasallar..

Luego de largos minutos, me atreví y lentamente entre abrí mis ojos y me asusté al mirar sus enormes ojos azules totalmente abiertos, mirándome con fijeza, estudiando mis reacciones, Todo esto mientras sus manos retorcían con furia vengadora a mis pezones, estrujándolos con total malevolencia…

Mi grupa desnuda empezó a brincar al mismo ritmo que sus manos me imponían al pellizcar la punta delicada de mis senos, sentí sus labios sonreír sobre los míos y volví a cerrar mis ojos dejándome hacer.

Mi mente logró recordar que hoy es finalmente lunes por la noche, aún recuerdo como fue que me trajeron aquí, era viernes por la noche cuando luego de un largo recorrido de una hora y 45 minutos, se abrió la puerta de la mini-van último modelo y mi cuerpo totalmente desnudo sintió la helada mordedura del frio de la noche invernal.

Fui sacada de la camioneta por una mano nada delicada de alguien que jalaba con fuerza de mi abundante melena color castaño obscura, casi negra., mis manos esposadas a la espalda me dificultaban mantener el equilibrio, pero aquella mano logró mantenerme en pié por la simple fuerza con la que jalaba de mi cabello.

Mis ojos vendados intensificaban mis otros sentidos, el pasto en mis pies estaba mojado y helado, el aire de la alta montaña era aún más frio que el de la ciudad, el aire puro y el clima me indicaban que estábamos fuera de la ciudad, la ausencia de ruidos de autos, junto con el chirp, chirp de grillos nocturnos y el sonido de una fuente cantarina confirmaban mi sospecha, estaba nuevamente en casa del Señor y Señora Cohen.

Viernes, sábado, domingo, lunes…
 (MMNNGGGghhh.., esta mujer me esta volviendo a poner excitadisisima)

Ella apoyaba todo el peso de su cuerpo en su codo derecho y por tanto en mi abdomen..

Poco a poco me acercaba a un sexto poderoso y delicioso orgasmo

Mis manos siguen esposadas a uno de los tubos dorados de la enorme cabecera de la cama King Size, mis enrojecidas caderas están elevadas 40 o 50 centímetros en el aire gracias a 3 o 4 grandes almohadas estratégicamente colocadas, recuerdo como la tunda de nalgadas resonaba por toda la casa..

De pronto regresa mi mente al presente y soy consiente de los repetidos bufidos de furia que su esposo, el Señor Cohen, realiza mientras me penetra por el ano, con su pene erecto, bombeando profundamente en mis intestinos, mientras mis tobillos se apoyan en sus hombros.., mi ritmo cambia, ahora mi grupa no sigue los apretones de mis pezones, sino el sofocado bombeo de gordo su esposo.

La altísima señora se separa de mí y yo abro los ojos para mirarla mientras ella me dice:

-"Estoy cien por ciento segura que los últimos dos estallidos fueron provocados únicamente por mi, pequeña perrita caliente, pero ahora siento a tus caderas vibrar al ritmo que te va dando mi marido.., veamos quien de los dos te logra hacer estallar primero, si él o yo.."

..y diciendo esto, volvió a pellizcar con fuerza descomunal mis delicados pezones, enviado una poderosa corriente eléctrica desde ahí, hasta mi depilada vagina, de donde sobresale el diabólico vibrador eléctrico que me enterraron hace tres cuartos de hora como mínimo..

Casi deseo que nunca llegue aquella camioneta.., para llevarme de nuevo al pequeño departamento donde casi nadie me toca y donde pocas veces me hacen gozar tanto como este elegante y refinado matrimonio..



Aún no han llegado en aquella camioneta por mi.., y yo ya estoy deseando volver a ser "prestada" por otro largo fin de semana..


miércoles, abril 29, 2015

Eva va al consultorio


Evita va al Consultorio


Llegué a mi cita con la Dra. Estrada justo 5minutos antes de la hora, cuando entre, descubrí una hermosa recepcionista ocupada con los teléfonos, esta era una mujer de unos 50 años de edad aproximadamentre, pero todo en ella hablaba de belleza y sensualidad. Ella levantó la vista y me hizo un gesto para que me acerquara a su escritorio, su mirada rezumaba una confianza que rara vez vi en una mujer de su edad.

-"Hola hermosa, vienes a la cita de las 4:30?. Mi nombre es Rossy."

Me sonrojé por su cumplido. Su sonrisa brillaba traviesa en sus hermosos ojazos. Su presencia era de gran fuerza, elegancia y toda ella transparentaba una gran confianza.

Otra cosa que me abrumaba era su tamaño, es decir, es una mujer altisima y de grandes proporciones. Su blusa, con dos botones desabrochados, apenas contenía en sus enormes pechos; también mostraba su profundo escote que dejaba poco a la imaginación, a pesar de mi imaginación ya me estaba jugando una mala pasada. Su falda negra era muy corta como visten las adolescentes provocativas de hoy, pero sus piernas, largas, fuernes y torneadas eran la mejor explicación, unas piernas como esas merecían la pena ser presumidas.

La Señora Rossy me dijo "Me imagino que tu eres Eva, verdad? La Dra. Estrada me llamó para avisar que anda poco atrasada. Por favor, toma asiento."

-"Gracias MISS ROSSY", le contesté, "Puedo esperar", ella se me quedó viendo intensamente pero luego de un largo minuto se encogió de hombros. Aunque sus ojos nunca dejaron los míos, luego de un rato sacó un expediente y sacó una pluma...

-"Entonces, ¿cuál es tu nombre completo?", preguntó mirandome a los ojos.
-"Eva Fernanda Salaiz montiel", Contesté yo extrañamente nerviosa.
-"Edad?", pregunto,
-"32 años",
-"Estado Civil?",
-"Soltera"

-"Hijos?",
-"No, no tengo", el bombardeo de preguntas se prolongó algo más de lo normal.

Yo, como siempre respondía a sus preguntas automáticamenre.., siempre mirando al piso o a sus hermosas piernas..

-"vives sola?",
-"No MISS, vivo con 2 amigas",
-"Te gustan mis piernas?", -"si MISS ROSSY",
-"eres sumisa?", fué entonces que levanté la mirada y me di cuenta que yo ya llevaba un buen rato de estar mirando su hermoso sexo que ella me mostraba sin verguenza alguna separando sus piernas..

En ese momento volvió a sonar el telefono y ella lo atendió de inmediato..
-"Si Doctora, lo comprendo perfecto." contestó ella..

Cuando finalmente ella colgó el teléfono me dijo:

-"Llámame MISS Rossy", y sonrió mirandome a los ojos y haciendome sentir extrañamente embriagada con su mirada

-"si MISS ROSSY", contesté yo automáticamente.
-"Oh," ronroneó ella, su voz tan suave y dulce, "el placer es totalmente mío."

Yo estaba completamente avergonzada por haber estado mirandola entre las piernas, mi atención estaba centrada en su delicioso vello pubico que aparentaba ser rojizo obscuro, ella separó de nuevo sus piernas y mi mirada se volvió a clavar en su ensortijada entrepierna.

No dejar de mirarme, ella levantó más su falda y separó sus piernas, sus dedos jugetearon con su sexo ligeramente, para luego preguntarme: "eres lesbiana?", yo me sentia sosobrar en un oceano de angustia mientras ella pasaba sus largos dedos suavemente sobre su sexo y trazaba figuras imaginarias on su mano mano, yo tartamudee algo incomprensible mirando havergonzada hacia el piso..,

-"Que lástima, por la forma en que me estabas mirando, puedo asegurar que qurias jugar con mi equipo"

La frase me tomó totalmente desprevenida, De repente fuí consciente de que ella me estaba coqueteando, no sólo eso, me estaba hipnotizando. me sentí desnuda frente a ella por lo que traté de defenderme,

-"Yo no estaba mirando.."
-"Segura?" bromeó, inclinándose un poco para su mostrarme su generoso escote en mi la cara.

Tartamudeé, desesperadamente tratando de mantener mi dignidad en esta incómoda conversación, pero traté de no ofenderla,

-"Es que así que es difícil no darse cuenta."

Su sonrisa se amplió,
-"Si lo tienes, se muestra, eso opino yo. ¿Crees que mis tetas son hermosas? y tu mirada clavada en mi sexo, es para morirse", dijo sonriendome.

Su selección de palabras era tan impactante envió un escalofrío por mi espalda. Desesperada traté de resistir mi creciente deseo, me preguntó: "¿Te Puedo conseguir que un café, jugo o agua?"

Su pregunta me confundió, a pesar de su tono era claramente seductor,
-"O quieres algo más de mi?"

-"Como que?" Le pregunté, mi ingenua inocencia brilló en mis palabras.

Ella agarró una paleta de caramelo, de las que tenía en una bola de cristal, de esas que generalmente se les dan a los hijos de los pacientes, ella volvió a separar sus piernas y lentamente la desenvolvió de su funda, sus ojos oscuros seguian clavados en mí. Sentí que ella podía ver a través de mí, podía ver mis fantasías traviesas nadie más conocía. Ella sonrió, atrayendome como un imán, su energía dominante tiraba de mí, como un pez que ya no puede luchar.

Ella empujó su silla de oficina hacia atrás, separandose de su escritorio, sus ojos nunca dejaron los míos. Una vez más cómoda, ella abrió mucho más sus piernas, lo suficiente como para dejarme ver claramente su hermoso sexo.., yo la miraba con ansia y deseo mal disimulado, podía ver sus labios hinchados rosados. Me quedé como un niño cachondo de escuela que va por primera vez que a un strip club. Ella nunca rompió el contacto visual conmigo, metió el bastón del caramelo color púrpura en el interior de su vagina.

Yo di un grito ahogado, pero era incapaz de mirar hacia otro lado, no importaba nada en ese momento, yo estaba disfrutando mucho lo que estaba viendo, y aunque sabia que no debia mirar, segui mirando.

Ella bombeaba dentro y fuera de su vagina el caramelo, luego de un rato lo sacó bañado de espesa y cristalina lubricación, incluso lo hizo girar entre sus dedos para que los últimos hilos de baba se enredaran en el caramelo un par de veces antes de levantarse, luego de ponerse de pié, camino hacia mi y me Ordenó en voz alta: "Levantate!", su tono implicaba claramente que no era una petición.

Yo nerviosa, pero curiosa y deseosa de complacer, la obedeci en el acto.

-"Buena chica", comentó, al igual que mi maestra solía hacer cuando era más joven. Yo me sonroje; un poco avergonzada por el cosquilleo que sentía por debajo, mientras mis pezones apuntaban hacia ella.

-"Abre la boca perra", dijo con sorna cosa que yo acepté y obedeci en el acto, ella sonriendo acerco el brillante caramelo a mi boca y yo sin pensarlo la abri y lo chupé con gusto.

Mis mejillas se fueron poniendo más y más rojas al darme cuenta de lo que estaba haciendo, ella se acercó a la puerta del consultorío y sonriendo cerro el pasador con doble llave, luego de regreso, me tomó de la nuca y oprimiendome de ahí me llevó  un pequeño cuarto de auscultación hacia donde yo me dejé guiar sin poner ninguna resistencia.


-"Mmmmmmmmm," ronroneó ella, su larga mano se deslizó por mi brazo, siempre delicadamente, luego su mano se deslizó por mi espalda y un incontrolable escalofrío me recorrió por completo, "vas a hacer una buena mascota, verdad perrita?"


-"¿Perdón?" Murmuré, completamente sacudida por su último comentario y su mano todavía en mi espalda.


Haciendo caso omiso de mi confusión, se sentó en la cama de auscultación y tomó el bastón de caramelo de entre mis labios y lo resbaló de nuevo dentro de su vagina, pero ahora el aroma de su sexo llegó directamente hasta mi nariz. luego de hacerlo entrar y salir un poco más me lo volvió a ofrecer, y yo abrí mi boca y automáticamente acepté su pegajosa dulzura. Otra vez ella me felicitó de nuevo, -"Buena chica, Evita."

Sus manos se levantaron y pellizcaron mis erectos pezones mientras me preguntaba:

-"donde esta tu brassier perrita?", a lo que yo contesté automáticamente:

-"Ya no uso MISS, Adriana quemó toda mi ropa interior desde finales del 2013, pues según ella, alguien como yo no debe usar ropa interior nunca, y solo me dejo 3 chuminos blancos para usar en mis días.."

-"Estoy de acuerdo con ella, la ropa interior no es para las perras."

-"ya callate y chupame", dijo con gesto sonriente, mientras ponia su mano sobre mi cabeza y me obligaba a arrodillarme frente a ella.., la estuve chupando durante eternos minutos.., y ella poco a poco se fue exitando más y más hasta que estalló directamente en mi cara

Luego se levantó de aquella cama alta y se giró, mostrandome su anito y yo de inmediato empecé a lamer y chupar mientras ella decia..,

-"Ya me parecia que eras una perrita sumisa y obediente, ademas te gusta lamer culos, eres una deliciosa sopresa, tengo un par de amigas que van a disfrutar mucho contigo perrita".




Durante casi una hora me tuvo chupandola, ella estallaba y cambiaba de posición.

Luego de repenté brincó de la cama empujandome al piso, abrió la ventana para aerear la habitacion y luego, sin ceremonia alguna, me jaló del cabello, haciendome tropezar arrastrandome detrás de ella, hasta la sala de espera, donde me dejó caer sobre el sofá y luego procedió a quitar la doble llave, para sentarse comodamente detrás de su escritorio.

A los 3 o 4 minutos llegó la Doctrora y con una sonrisa muy profesional la saludó como si nada hubiera pasado...

al salir de la consulta, MISS ROSSY se aseguró de que yo le diera mi correo, mi telefono y cualquier otra forma para poder localizarme

Luego en voz baja me dijo:
-"Te quiero invitar a pasar el fin de semana en mi casa perrita."

Yo le sonrei y me salí del consultorio, saboreando su sabor en mi boca.


besos


miércoles, octubre 08, 2014

eva la mascota

eva, la mascota

 

La siguiente mañana, Gina fué la primera en despertar...

 

El colchón estaba húmedo ahí en la orilla ribeteada del colchón, justo donde Gina lo había estado mordiéndolo mientras dormía boca abajo.

 

La recamara olía a sexo y las otras 4 chicas seguían profundamente dormidas en distintos estados de semi desnudez.

 

Gina estaba boca abajo sobre la enorme cama kingsize y al lado de ella, roncaba suavemente su amiga Adriana.., ella les había llevado ese viernes a aquella deliciosa esclava suya para ser usada por TODAS ellas durante aquel largo fin de semana en cuernavaca.

 

Junto a Adriana estaba dormida Blanca.., una chica gordita de piel blanca como la leche, las tres dormían atravesadas sobre la cama king size, las sábanas estaban hechas bola, mojadas y zafadas de su lugar, la funda protectora del colchón también había desaparecido ahí donde la lucha campal había sido más intensa.

 

la amplia recamara tenia un par de reposet y un sofá doble frente a la gran pantalla plana; en el sofá, seguía dormida Esther, amiga de Adriana.

 

Gina giró la cabeza como buscando algo, finalmente encontró a la pequeña mascota hecha un ovillo en el suelo, al lado de la cama; la chica había deslizado los grilletes que esposaban sus manos al tubo de la cabecera de la cama y las había deslizado a lo largo del tubo inferior del armazón de metal y se había escurrido hasta quedar sentada el piso y virtualmente se había escondido entre la cama y la mesita de noche y ahí dormía, con la cabeza colgando hacia adelante, sus brazos seguían en alto sostenidos por los grilletes en sus muñecas que seguían adosados a la cabecera de la enorme cama y seguía como desde ayer totalmente desnuda.

 

Gina se dio cuenta que la diminuta esclava se había deslizado lo más lejos posible de Adriana y dormía con uno de los pies de Gina, justo en su cara.

 

Gina irguió su torso apoyándose con los brazos y giró su cabeza para mirarla mejor, pero sin moverse de su lugar; la chica dormía profundamente. Su cara estaba apoyada en la planta descalza del pie derecho de Gina quien mordiéndose el labio inferior y con una picara sonrisa oculta en la mirada, empujó la cara de la diminuta prisionera.

 

Gina empujó con su pie descalzo, levantó su cara y la giró a la derecha e izquierda, pero la chica siguió profundamente dormida, luego con una clara sonrisa, Gina empujó con su dedo gordo del pié y abrió la boca de la perrita y metió su dedo.., la chica aún dormida, lo empezó a chupar su dedo suavemente...

 

Gina sonrió de oreja a oreja cuando vio encima de la cómoda la llavecita que abría las esposas metálicas de la esclava.

 

Lentamente y sin hacer ruido, se puso de pie y recuperó la diminuta llave, caminó de puntillas rodeando la cama y con ella abrió uno de los grilletes que mantenían las manos de la prisionera en alto.

 

Gina se detuvo un par de segundos para disfrutar del leve color azul de las manos de la prisionera.

 

Luego, con cuidado de no despertar a nadie, sacó las manos de evita del tubo de metal de la cabecera de la cama y con el mismo cuidado separó la mesita de noche de la enorme cama.

 

La chica resbaló hasta quedar hecha un ovillo en el piso..., Gina tomó su otra mano y con firmeza se las volvió a esposar en la espalda de la perrita

 

La larga correa metálica seguía en el cuello de la mascota..

 

Gina empujo el cuerpo desnudo y dormido hasta dejarla acostada boca arriba en el piso junto a la cama...

 

Con una sonrisa traviesa, Gina se arremangó el blusón de dormir y se fue a sentar justo en la cara de la chica dormida..., pero no sucedió nada, entonces con una sonrisa torcida, Gina bajó una mano y dio un fuerte pellizco a uno de los erectos pezones que tenia entre sus piernas frente a ella....

 

con un salto de shock casi eléctrico la chica despertó de pronto...

 

...lentamente sitió como la lengüita de la prisionera se abría paso entre su ensortijada selvita de vello púbico y buscaba entre los pliegues de su sexo el erecto clit...

 

Por tercera vez en menos de 8 horas, Gina sintió la lengua cálida y húmeda de su nueva mascota empezar a lamer su sexo y a generar más humectación.

 

Gina comenzó lentamente, remover su sexo suavemente sobre el rostro de Evita mientras utiliza su otra mano para guiar su lengua guiándola por medio de una mano que se tenia en su puño parte de la abundante cabellera de la esclava, para así guiar la lengua de evita hacia los lugares que sentía necesita más atención; mientras que con su otra mano pellizcaba y atormentaba los pezones erectos de los diminutos senos de su mascota.

 

En cuestión de pocos minutos, se había convertido en un proceso mucho más violento, cuando Gina comenzó a excitarse empezó con mayor vigor y fuerza a follar y moler la cara de evita con su sexo; Gina rempujaba y restregaba su entrepierna sin ningún miramiento en la cara de eva con tal salvaje violencia y delicioso gusto; que los quejidos ahogados por el castigo de Gina hacia eva, amenazaban despertar a las otras 2, así que por breves segundos, Gina separó su entrepierna de la cara de la chica, para mirarla directamente a los ojos, jalándola cabellos, para advertirle con un dedo sobre sus labios que no hiciera ningún ruido...

 

Entonces con mayor confianza y gusto, continuó moliendo la cara de la esclava.

 

Mientras Gina se acercaba lentamente al final, ella se encontró de nuevo con la linda nariz de eva con su clítoris, y la utilizó para hacerse estallar a sí misma al apachurrar sin recelo alguno su clit contra el rostro de la prisionera hasta llegar a la recta final, mientras que ella metía tres de sus dedos profundamente en el sexo depilado de su prisionera.

 

Cuando finalmente llegó, Gina apretó sus carnosos muslos firmemente alrededor de la cabeza de la esclava, cerro los ojos y se dedicó a follar y moler la cara de su mascota con un total y delicioso abandono orgásmico.

 

Durante largos segundos los deliciosos estertores de placer la hicieron suspirar de gusto y alivio..., Gina cerró los ojos y lanzo un suave murmullo de satisfacción, pero cuando el deseo sexual menguó se acordó que tenia ganas de orinar así que sin soltar a su presa se giró 180 grados hasta sentarse en el pecho de la esclava, desde donde podía ver los ojitos de la perrita entre sus muslos y se posicionó sobre la cara y la boca de su perra y comenzó a orinar...

 

La chica abrió desmesuradamente los ojos y empezó a tragar bocanada tras bocanada de la caliente orina que ella dejaba salir a borbotones

 

Cuando al fin terminó, Gina siguió sentada cómodamente sobre la esclava y desde ese lugar empezó a jugar un juego cruel de asfixia y respiración, tapando con sus sexo la boca y la nariz de la pequeña perra...

 

Asfixiando a su cautiva y haciéndola casi casi desmayar a su presa; para luego dejarla respirar por breves instantes antes de volverse a sentar sonriente encima de la nariz y boca de su prisionera, Gina disfrutaba viendo los ojos de acrecentado terror de su victima, y entonces ella levantaba sus caderas brevemente y la chica respiraba desesperada por obtener aire fresco y entonces Gina se volvía a sentar en la cara de su victima.

 

Durante ese tiempo, a eva le resultó un tormento eterno, Gina disfrutó de su maldad hasta cansarse. Mientras eva se concentraba en aguantar la asfixia que Gina le imponía, boqueando desesperadamente, cada ves que se le permitía respirar, la mayor cantidad posible de aire fresco en la próxima oportunidad..., luego de eternos minutos de silencioso tomento, Gina comenzó a aburrirse.

 

 

 

Gina decidió levantarse e ir a tomarse un baño; poniéndose de pie, se alejó caminando hacia el sanitario, ahí fue donde encontró en el piso el largo y grueso tapón anal eléctrico en medio el pasillo..., así que lo levantó y regresó junto a la exhausta esclava, para hacerla girar con el pié hasta hacerla quedar boca abajo.

 

con No mucha calma ni con delicadeza, Gina procedió a enterrar el enorme but plug en el ano de la esposada prisionera y siguió empujando hasta ver que una a una las bolas, cada vez más grandes de su negra y bulbosa forma quedaban, totalmente enterradas y atrapadas por el estrechamiento que las separaba.

 

Poco a poco, el esfínter anal de la diminuta esclava se abrazó cada bulbo del instrumento con resignada sumisión, luego de desaparecer la 4ta bola, Gina lo encendió con una torcida sonrisa en el nivel tres, el cual, seguramente mantendría a la perra debidamente excitada.., pero no la llevaría hasta el tan anhelado orgasmo.

 

 

Antes de alejarse, pensó que quizá la chica podría alcanzar el vibrador, ya que sus manos estaban esposadas a la espalda.., entonces tomo la correa que aún estaba en el cuello de eva y jalando fuerte de ella hasta hacer a la prisionera levantar la cabeza en alto, luego ató el otro extremo a las esposas, obligando así a que las manos de su prisionera a apuntar hacia arriba, satisfecha de su imaginación se puso de pié y se alejo tranquilamente sonriendo hacia a regadera.

 

 

Evita intentó alcanzar con sus manos el enoorme instrumento que vibraba en su interior, haciéndola estremecerse sin control, pero Gina había atado su correa a las esposas de sus manos de manera tal que ella sola se asfixiaba y se apretaba el cuello cuando intentaba estirar los brazos.., decidió rendirse,  evitando en lo posible cualquier tipo movimientos.

 

Durante eternos minutos el suave HUMMM, del aparato vibrador fue lo único que se escuchaba en la habitación..., el aparato vibraba tan suavemente que la mantenía totalmente excitada.., pero no tenia la intensidad necesaria para llevarla más allá del abismo.., simplemente la mantenía frustrantemente excitada.. sin poder estallar...

 

La hipnotizarte vibración hacia a su cuerpo estremecerse cada pocos segundos.

 

Para cuando Gina regresó del baño con una gran toalla cubriendo su cuerpo, ya habían pasado más de 30 minutos de frustrantes e inmisericordes vibraciones para la mascota, y Gina se detuvo unos minutos al lado de la esclava, quien se retorcía en el piso, emitiendo ridículos puliditos como los de un perrito de apenas unos días de nacido.

 

Eva se encontraba viajando ciegamente en su propio mundo.., un mundo de vibraciones y ronroneos, sus contorciones parecían los de un animal moribundo.., sus ojos ciegos miraban hacia la pared, su boca abierta resoplaba jadeante, Gina sabia que el nivel tres de aquel instrumento no era suficiente para hacerla estallar, pero le dio una punzada de celos verla gozar así y se quedó un rato mirando como la grupa de la chica bombeaba arriba y abajo, espasmódicamente hacia la nada.

 

Luego de un rato Gina se agachó un momento, para bajar la vibración al nivel uno, y dijo en voz baja:

 

-"Me parece que tendremos que mantenerte constantemente esposada de ahora en adelante, realmente eres una perra en celo!!  Creo que ni siquiera podemos confiarte el hecho de que no te vayas a masturbar a cada momento de libertad que tengas, sin pedir nuestro permiso."

 

luego dejó caer su toalla mojada sobre evita, cubriéndola por completo y dejó de interesarse por ella y se fue a buscar algo de ropa que ponerse.

 

para ese entonces, Esther, Adriana y Blanca ya se habían despertado, comenzaron el día con alegres y sonrientes "buenos días por aqui y por allá", ellas también tomaron turnos para bañarse y arreglarse..., ninguna de ellas se percató de la abultada toalla mojada en el piso de la recamara y del zumbido que salía acompañado de ahogados pujidos.., o al menos fingieron no verlo.

 

La mañana era esplendorosa y ninguna setía deseos de ponerse a cocinar.., así que antes de las 10 de la mañana acordaron irse a desayunar juntas a un restaurant el centro.

 

Abrieron la puerta del jardín y las ventanas para que se airara la casa y pusieron croquetas en los platos del Rex y el Bobby, siendo el Bobby el perro de Gina; y el Rex es un pequeño Maltés propiedad de Esther, es color capuchino, de talla chica y el Bobby, a quien ya conocemos, es negro de raza Labrador.

 

 

 

Encantadas con la idea se fueron platicado juntas en el auto de Gina...

 

Cuando ellas 4 regresaron más de 2 horas después, se encontraron con una gran sorpresa..

 

La primera en ver esto, fue Esther y salió a la carrera de la casa veraniega para pedir silencio a las demás y decirles con gestos que la siguieran dentro de la recamara principal..

 

poco a poco se fueron entrando en aquella recamara y frente a sus asombrados ojos, se desarrollaba una escena increíble.., una a una, las amigas se fueron sentando en la enorme cama kingsize y en silencio se quedaron a admirar el desesperado bombeo del Bobby y del REX.

 

la escena frente a ellas, mostraba que la toalla había sido casi totalmente retirada del cuerpo desnudo de la esclava, la diminuta mujercita estaba acostada de lado, continuaba firmemente esposada y con la correa de la perra seguía atada a las esposas que mantenían sus manos levantadas y su cabeza echada hacia atrás, la perrita tenía la pierna derecha apuntando hacia el techo y esta pierna se estremecía de manera constante..

 

El pequeño Rex, estaba montando la cabeza de la esclava, bombeando su perruno instrumento en la boca abierta de la perrita.., quien lo lamia y chupaba con total abandono... y en cambio, el Bobby  estaba con sus patas apoyadas en la cintura de eva y bombeaba desesperado en el sexo depilado de la eva..

 

 

Todas podían escuchar el zumbido del vibrador aún profundamente enterrado en el ano de eva, quien dada su posición lo mostraba hacia la cama kingsize, la pierna estaba apuntando hacia el techo y el Bobby bombeaba frenético el sexo depilado de la pequeña perrita...

 

Ellas sabían por supuesto, que el Bobby consideraba a eva de su exclusiva propiedad y cada vez que ellas la traían a cuernavaca, no pasaban mas de unas pocas horas, en que el Bobby no deseara volver a montarse a la perra de eva.

 

la sorpresa para ellas, era este gangbang perruno.., tanto el REX como el Bobby se gruñian y se miraban entre ellos con odio, mientras que continuaban bombeando el cuerpo de la prisionera..

 

Suaves susurros y callados sonidos de asombro se intercambiaban desde la gran cama, las acciones frente a ellas proseguían con furia animal, de vez en cuando un gruñido más fuerte o más profundo se dejaba escuchar.., quizá fuera esta pelea de gruñidos lo que mantenía a los perros desconcentrados, pero la situación se prolongaba por interminables minutos..

 

Al inicio, las 4 amigas estaban como hipnotizadas..., luego, cuando la escena tomo fuerza y ritmo, ellas reían y aplaudían.., lanzaban agudos gritos de emoción.., los animales, por supuesto que las ignoraban...

 

Al cabo de unos 10 minutos, una se levantó para ir al sanitario, luego otra se salió al patio a fumar un cigarrillo, otra más se sirvió una cerveza.., la vida en la casa regreso poco a poco a la semi – normalidad .., de vez en cuando, alguna se asomaba y veía al REX bombeando la cabeza de eva mientras el Bobby lo miraba con cara de pocos amigos sentado en el piso..

 

Un rato después otra se asomaba y veía al Bobby lamer con avidez la cuevita depilada de la pequeña prisionera de donde manaba un liquido oloroso y cristalino.., manaba cual una fuente inagotable, mientras el REX salía a orinar al jardín...

 

luego regresaban los gruñidos y ofendidos ladridos y regresaba el mete-y-saca.., algunas sacaron botana y se sentaron en la cama para platicar y voltear a ver cuando algo interesante sucedía.

 

en cierto momento, alguna de ellas se acercó y soltó la correa de evita, pero dejándole las manos esposadas, al menos así los 3 animales estaban ya sin correa..

 

luego de casi una hora, las chicas empezaron a sentir celos de escuchar los ahogados aullidos de gozo de ambos perros y sentirse molestas al ver como gozaban de la perra.., al fin, luego de casi 2 horas, Adriana empezó a lanzar gritos y sacó a los 2 perros al patio delantero y cerró bien las puertas...

 

Durante eternos minutos, la pequeña prisionera siguió tirada en el suelo, con leves estertores de placer y débiles quejidos..., hasta que alguien se acordó de apagar y sacar el bulboso vibrador del ano de la mujercita.

 

casí en el acto cayó profundamente dormida..

 

Durante el resto del día, nadie molestó a evita.., la dejaron dormir tranquila.., entonces acordaron darle algo de comer, por ello la despertaron a media tarde.., ahí comió un nutritivo caldo de pollo, abundantes líquidos, gatorade, unos cuantos tequilas y algo de nieve de limón.

 

vuelta a dormir..

 

al caer la noche la despertaron y entre las 4 la bañaron de pies a cabeza.., entre 4 frotaron su pequeño cuerpo con fuerza, usaron varios jabones, gel y shampoo para lograr sacar de ella aquel olor de animal..

 

Para ahora, ya habían echado suertes y tenían turnos claramente marcados, de 20 a 00 hrs, la usarían Esther y Adriana, luego la dejarían descansar y a las 7am del domingo, sería de Gina y Blanca..., incluso había un turno asignado para los 2 perros que aullaban afuera...

 

Fin?